Reseña: Welcome to the N.H.K., Volumen 4, de Tatsuhiko Takimoto

Este volumen diverge del anime de una manera fundamental. Para aquellos de nosotros que vimos esa versión primero, preparó un giro argumental que no he visto venir.

Misaki, la “terapeuta” del protagonista, se ha enfadado con Satou por ignorarla después de que ella lo hubiera atado a una silla y se hubiese olvidado de él durante una semana. Peor: cuando ella reúne el coraje para acercarse a él, Satou está ocupado hablando con su senpai del instituto, Hitomi, que había venido a disculparse por haberle ofrecido pasar la noche juntos en un love hotel aunque ella se casaría pronto. Misaki, celosa, huye. Ahora llega el momento en el que las diferencias entre ambas versiones de la historia afectan más a la trama.

En el manga, Misaki nunca fue a la isla para evitar que Satou se suicidara. Para él la chica es alguien con algún tornillo suelto, que insiste en entrometerse en su vida y decirle qué hacer, y que ha llegado al extremo de olvidarlo atado a una silla durante una semana. En el anime, Misaki es en esencia una chica dulce, aunque jodida, pero aquí <spoiler>destroza su propio cuarto, y cuando se reencuentra con Satou lo insulta recordándole lo despreciable que es, que sin la ayuda de la chica será un hikikomori durante el resto de su vida. En mitad del enfrentamiento, Satou se percata de las cicatrices de quemaduras de cigarrillo en un brazo de la chica. Eso es, pensé. En esta versión colocaron la revelación sobre el backstory de Misaki en la mitad de la narración, como deberían haberlo hecho en el anime. La chica cuenta que su madre murió poco después de dar a luz, que su padre se convirtió en un borracho violento y pegaba a Misaki a menudo, mostrado de manera gráfica en el manga. A pesar de ello la chica seguía queriendo a su padre. Justificaba los golpes creyéndose que los había merecido por ser despreciable. Después de que se llevaran a su padre a algún sitio, Misaki fue a vivir con su tía. Sin embargo, la chica se había vuelto incapaz de rendir en el colegio. Tras abandonarlo trabajó en una tienda y ayudó a su tía durante sus salidas a hacer proselitismo</spoiler>.

<spoiler>Satou está conmovido. Se percata de que la rareza de esta chica está justificada, y ahora quiere ayudarla cuanto pueda. Misaki, celosa y resentida, lo fuerza a hacer lo que a ella se le antoje, desde gastar dinero del que él carece hasta seguirla a todas partes. En una de esas salidas se montan en una noria enorme. Desde ahí Satou coincide en atalayar a su senpai, que disfruta de una cita con su prometido. Lo golpea el hecho de que en su vida sólo había conectado con esa chica, y ahora la perderá y se quedará con esta otra chica que lo manipula porque él es despreciable. Misaki intenta convencerlo de firmar un contrato que dice que él será su esclavo para siempre, pero la chica se percata de que se ha pasado cuando Satou abre la puerta de la cabina de la noria y casi se mata. Después de bajar de la atracción, a pesar de la preocupación de Misaki, él entiende como en una epifanía que sencillamente no quiere seguir viviendo. Se las arregla para zafarse de la chica</spoiler>.

<spoiler>Satou ha salido de viaje, y Misaki se mete en el ordenador del hombre para averiguar adónde. El protagonista ha viajado a una zona montañosa popular para aquellos que pretenden suicidarse. Misaki, junto con Yamazaki, viaja allá y encuentra al protagonista cuando se preparaba para tirarse de un risco. Satou argumenta que sería mejor incluso para Misaki si él desapareciera; la chica no debería lastrarse, dado su trauma, con alguien tan patético como él, pero la naturaleza dulce de ella la forzará a sacrificarse para salvarlo una y otra vez. Sólo si él desaparece y ella no puede hacer nada para solucionarlo será la chica capaz de seguir adelante. Pero Misaki admite que mintió sobre su pasado. Resulta que el backstory usado en el anime se lo ha inventado, que en realidad sus padres son amables y ricos, nadie la fuerza a acudir al instituto, y la chica tiene algún tornillo suelto por ningún motivo en particular. ¿Qué cojones?</spoiler>

<spoiler>Satou pelea por encontrar algún sentido para su inminente suicidio. Incluso trata de abrirse el cráneo contra una roca para donar su cerebro a alguien que le pueda dar un uso mejor, pero su colega Yamazaki le dice que nadie querría esa cosa podrida. Se trata de Yamazaki, entre todas las personas, quien lo convence para volver a casa</spoiler>.

No recuerdo ninguna experiencia reciente con la ficción en la que una versión posterior de una historia haya preparado un giro argumental para la versión original. No tengo ni idea de adónde se dirige el manga ahora.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s