Acerca de

He necesitado leer y escribir desde niño, aunque de adulto mi trabajo como programador se ha interpuesto en mi vocación. Mejoraba produciendo relatos y novelas además de consumiendo docenas de libros de escritura. He acudido a varios cursos de escritura creativa, el último en 2017 e impartido por la autora guipuzcoana de novela negra Noelia Lorenzo Pino.

Pretendo que mis historias capturen el subconsciente del lector y lo involucren generando emociones viscerales. Me gustaría que el resultado evocase los trabajos de los escritores que más me han influenciado y que dan la impresión de que vivieron a través de sus obras. Me refiero a autores como Daphne du Maurier, John Fowles, Donna Tartt, Haruki Murakami, James Crumley, Cormac McCarthy, Stefan Zweig y Fernando Pessoa. Mis protagonistas entran en sus historias batallando con demonios, o los adquieren por el camino, y se enfrentan a problemas derivados de conceptos peculiares. Exploro los abismos de la mente por mucho que los caminos se oscurezcan.

Escribo mientras escucho música. Me suelo decantar por Joanna Newsom, Laura Marling, Radiohead, The Walkmen, Waxahatchee, The Velvet Underground o Weezer. He aprendido bastantes de sus canciones para la guitarra, aunque dudo que mi habilidad con el instrumento impresionase a muchos. Siempre ando obsesionado con algún tema, y en 2018 me entretengo descubriendo qué me he perdido en el mundo de la animación japonesa desde que la abandoné hace unos quince años.

Aparte de publicar Los reinos de breaLos dominios del emperador búho, ya disponibles, ahora me entretengo escribiendo una novela bastante delirante.